Básicos para crear un plan de branding en tu empresa


Tienes clara la misión, visión y valores de tu empresa. También qué productos y servicios ofreces, y lo que aportan a tus clientes, los de ahora y los que vendrán. Sin embargo, no consigues ese reconocimiento, ese que hace que cualquiera, incluso quienes nunca serán tus clientes, hable de ti por tus valores, reconozca la labor que desempeñas y hasta desee pertenecer a tu compañía. 

Tener un espacio reservado en la mente de cada persona está al alcance de las empresas que logren ser únicas y auténticas. ¿Cuál es el secreto de Caixabank, El Corte Inglés o Telefónica para ser las marcas más valoradas por los españoles? O de Apple, la cual despierta los mismos sentimientos entre amantes y detractores. La respuesta es sencilla, trabajar el branding.

Construir una marca sólida y real hace que te diferencies del resto de forma sostenible y con valor para las personas. Para ello necesitas un plan que trabaje estratégicamente todos los activos de tu empresa, tangibles e intangibles. Toca trabajar en un plan de branding empresarial coherente, consistente y constante, además de capaz de generar confianza y contenido atractivo. ¿Tomas nota? Estos son los pasos básicos para crear tu plan.

Define objetivos SMART

¿Qué percepciones quieres que tengan los públicos de tu empresa? Esta es la primera pregunta que debes plantear en tu plan de branding para definir tus objetivos de marca. Pueden ser funcionales (enfocados hacia los intereses comerciales de tu empresa) o intencionales (relacionados con su capacidad para aportar un valor social).

Más allá de esta decisión, es fundamental que los plantees desde una perspectiva SMART. Es decir, tus objetivos tienen que ser específicos, medibles, alcanzables y relevantes para que te ayuden a crear la estructura mental que buscas conseguir en tus públicos.

 

Crea una identidad

Como parte de tu estrategia de branding debes plantearte algunas cuestiones de partida para conseguir que tu marca sea fácilmente reconocible y perdure en el tiempo. ¿Cuáles son tus valores de empresa? ¿Qué imagen quieres transmitir? ¿A qué publico te diriges? 

Encuentra las respuestas y en función de ellas cuida la elección de todos los elementos identificativos: nombre, tipografía, colores y gráficos del logotipo, así como tu eslogan. Apostar por un logotipo sencillo, atemporal, original y versátil, y una frase corta que sea fácil de recordar, siempre es efectivo. Piensa por ejemplo en marcas como Nike, su logotipo es simple, pero reconocible en todo el mundo junto a su famoso Just do it. 

Marca diferencias

Te has planteado, ¿por qué tu empresa es relevante en el mercado? ¿Qué te hace diferente del resto de tus competidores? ¿Por qué los consumidores te elegirían a ti en lugar de a otra empresa del sector?

Analiza tu nicho de mercado y estudia al cliente tipo (buyer persona)

Cuánto más conozcas a las empresas de tu sector, más valores diferenciadores puedes añadir a tus productos y/o servicios. Trabajando en una cadena de valor que te desmarque de la competencia lograrás cambiar la percepción del consumidor respecto a tu marca, que pasará de ser básica a premium en función de los valores que asocies a ella. 

Construye experiencias 

En la toma de la decisión final de compra los factores subjetivos y de percepción son más determinantes que los meramente racionales. Y es  que  el valor que tiene un pensamiento positivo hacia una marca es mucho mayor que cualquier razón.

Por ello, tu plan de branding debe contemplar un análisis exhaustivo de tu cliente tipo para empatizar con él a través de la construcción de experiencias que le hagan sentir especial y, por tanto, confiar y apostar por tu marca. Interactuar con tus consumidores desde una perspectiva emocional es fundamental para ganarte su confianza y pasar a ocupar las primeras posiciones en su ranking de empresas favoritas. 

Trabaja un propósito 

Las marcas que tienen un propósito claro y creíble destacan entre el resto. Los últimos estudios en tendencias de mercado demuestran una clara preferencia de los consumidores por las empresas que demuestran su  compromiso con problemas sociales, de salud o medioambientales. Lo más apreciado de un producto o servicio para 8 de cada 10 personas es el valor que esconde detrás, por encima de su calidad. 

El plan de branding es la base sobre la que se construye la reputación y la fidelidad del cliente. Conlleva reflexionar sobre el estado actual de tu empresa y dónde quieres llegar. En Influenzzia podemos asesorarte para que lo apliques de la forma más efectiva. Y es que una buena marca nunca se olvida, incluso cuando ha desaparecido. ¿Te acuerdas de Yoplait o Galerías Preciados?

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al publicar un comentario en esta web aceptas nuestra política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.