De storytelling a storydoing

Storydoing

El Storytelling es la capacidad de contar historias reales o ficticias con las que nuestro público pueda conectar y empatizar. Se trata de generar un vínculo y hacer que la audiencia se identifique con lo que estamos contando. Las personas no compramos productos o servicios, compramos emociones. Sin embargo, como todo dentro del marketing, el storytelling ya ha evolucionado dando paso al storydoing. Esta práctica lleva la narrativa de las historias más allá, convirtiendo al cliente en protagonista de la historia, llegándoles a hacer partícipes en primera persona en muchos casos. De este modo, la marca pasa a un segundo plano y se narran historias que nuestra audiencia haya vivido y lo conecte con la marca o se cuentan historias ficticias pero en base a la experiencia del cliente.

¿Qué diferencia storydoing de storytelling?

Mientras que el storytelling se dedica a contar la historia de la marca, el storydoing actúa creando experiencias para los consumidores con la intención de generar confianza en la marca. Según estadísticas, el 90% de las personas confían en la recomendación de un amigo, el 75% en las reseñas de Internet y el 50% en la publicidad, lo que confirma que un buen mensaje puede ser decisivo a la hora de comprar.

Podríamos decir que es una evolución. No solo contamos una historia, sino que esta es contada contada por los consumidores de nuestra marca. El storydoing lleva el engagement más allá creando unos lazos y una conexión más fuerte.

Ventajas del storydoing

  1. Viraliza tu marca. Si damos con una campaña que conecte con nuestra audiencia, esta será compartida y generará un gran impacto en las redes, llegando así a muchas más personas.
  2. Campaña de relaciones públicas gratuita. Al conectar de forma positiva con nuestra audiencia, conseguiremos que hablen bien de nosotros. De este modo conseguiremos buenas recomendaciones y, en consecuencia, un aumento de las ventas.
  3. Mejora la imagen de tu marca. Después de crear una conexión mucho más cercana y directa, será nuestra propia audiencia la que nos hará ser reconocida como una marca que preocupa y compromete en la experiencia de sus usuarios.
  4. Marca la diferencia. Contando las historias de tus clientes e involucrándoles en tu estrategia de medios, tendrás eso con lo que tu competencia no cuenta, historias de experiencias y anécdotas reales de tus propios consumidores.

Ejemplos de éxito de storydoing 

¿Recuerdas la campaña de Coca-Cola en la que un grupo de amigos se reunía y cada uno se tomaba la bebida en latas personalizadas con su nombre? ¿E ir luego en busca de la lata con tu nombre al supermercado? Esta estrategia consiguió aumentar las ventas de la marca y fidelizar aún más a sus clientes. Otro ejemplo fue Dove y su campaña “The real beauty” en la que demostraron que las mujeres son más hermosas de lo que creen. Su experimento se basó en escoger a un grupo de mujeres y pedirles que se describieran para que un agente del FBI experto y artista forense las dibujara sin verlas. Luego un extraño describió a las mismas mujeres para realizar otro retrato por el forense. El resultado fue que el retrato descrito por el extraño fue mucho más hermoso y cercano a la realidad

ComunicaciónEstrategia de Comunicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al publicar un comentario en esta web aceptas nuestra política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.