Por qué reducir la huella plástica es clave para tu marca

Reducir la huella plástica es clave para tu marca

En poco más de medio siglo el plástico se ha convertido en uno de los mayores contaminantes del planeta. Reducir la huella plástica en los productos y servicios es una necesidad para las marcas. Los consumidores cada vez están más concienciados para reducir el consumo de plástico y exigen a las empresas responsabilidad. Esto implica adquirir compromisos más ambiciosos por parte de compañías. Y también una comunicación corporativa basada en un plan de comunicación que refuerce la confianza de los públicos. 

Cada año se producen 300 millones de toneladas de residuos plásticos en el mundo, de los que apenas se recicla un 15% . Ante esto, los consumidores consideran que además de ellos y los gobiernos, las empresas son quienes deben asumir la máxima responsabilidad.

Es cierto que hoy se recicla 10 veces más que hace dos décadas. Pero España continua siendo el segundo país que más plástico vierte al mar, y el cuarto que más plástico consume de toda la Unión Europea.  Las empresas no pueden fallar. Deben asumir el propósito de reducir el uso de plástico. Primero para salvar al planeta. Y segundo, para satisfacer a los ciudadanos.

Reducir la huella plástica refuerza la confianza

Casi tres cuartas partes de los consumidores españoles ya toman decisiones de compra basadas en motivos éticos y de sostenibilidad. Sin embargo, un 52% reconoce que tiene dificultades para encontrar empresas responsables. ¿Por qué? ¿Las empresas no transmiten a los ciudadanos su compromiso real? ¿Está funcionando la comunicación corporativa?

Para mantener y reforzar la confianza, la sostenibilidad debe ser el epicentro de la estrategia de comunicación. La realidad actual post Covid-19 nos ha hecho más conscientes de nuestra manera de consumir y sus consecuencias. Y estamos comenzando a cambiar hábitos. Preferimos la calidad a la cantidad, rechazamos todo aquello que contamina, exigimos transparencia, y priorizamos lo natural.

En este contexto, no es posible seguir un plan de comunicación efectivo sin cumplir unos requisitos básicos:

  • Transparencia y trazabilidad. Los públicos necesitan conocer. Es clave facilitarles acceso a información sobre los protocolos de productos y servicios que logran reducir la huella plástica.
  • Medición del impacto económico. Las marcas con valores ayudan a construir una economía circular sostenible para las generaciones futuras.
  • Flexibilidad y adaptación. Para responder a las nuevas necesidades y experiencias de cliente,  cada vez más emocionales, digitales y transmedia.
  • Generar alternativas de consumo accesibles y asequibles. Eliminar barreras y favorecer el proceso de compra en cada una de sus fases. 
  • Involucrar y hacer partícipe. Los consumidores necesitan saber cuáles son las consecuencias de optar por un modo de consumo ético y sostenible. 

Acciones #StopPlástico

La protección del planeta es un tema de primer nivel y el plástico el reto del siglo. Cada vez más compañías demuestran su compromiso con el medio ambiente y así lo incluyen en su comunicación corporativa. Si bien, estos esfuerzos apenas suponen un 10% de los necesarios para ganar la batalla al plástico. 

La sociedad exige compromisos más ambiciosos, y las empresas tienen que demostrar que están ahí. La mitad de los consumidores demanda que las cadenas fast food y los fabricantes de refrescos no derrochen plástico.

Algunas de las grandes del sector alimentario ya están poniendo su granito de arena. Nestlé se ha comprometido a que el 100% de sus envases sean reciclables o reutilizables en 2025. También Danone España se ha propuesto esta meta para esa fecha. 

Durante este año Mahou San Miguel suprimirá el plástico de los envases y embalajes de 12 marcas. Según el grupo cervecero esto eliminará más de 90.000 kilos de plástico al año. Y Coca Cola España promueve la sensibilización ambiental desde el proyecto Mares Circulares. Con acciones centradas en la limpieza de costas, el fomento del reciclaje y el impulso de la economía circular. 

Además, dentro del sector financiero BBVA ha puesto en marcha en España el proyecto ‘BBVA sin plásticos’. Con él quiere reducir al mínimo el plástico en sus sedes y sustituir los recipientes desechables por otros biodegradables.

El compromiso de las empresas es clave junto a los movimientos ciudadanos para luchar contra la contaminación del plástico. Y, por tanto, para ganarse el respeto, la confianza y la credibilidad de la sociedad. Por todas estas razones tu marca debe reducir su huella plástica y tus públicos deben saberlo. Trabaja tu estrategia de comunicación con este propósito. Y si necesitas una mano experta, hablamos 🙂

ComunicaciónEstrategia de Comunicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al publicar un comentario en esta web aceptas nuestra política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.