Por qué tener un plan de comunicación de cara a septiembre


Todos los aspectos de tu negocio se benefician de la planificación, incluida la comunicación. Tener un plan significa contar con una hoja de ruta para lograr unos objetivos, en unos tiempos y con unas estrategias, cuya eficacia puedes evaluar para rectificar cuando sea necesario. 

Planificar implica reflexionar sobre quién eres, qué haces, cómo, para qué y quiénes lo haces, y dónde. Conlleva hacer una radiografía exhaustiva de tu negocio para proponerte objetivos, conocer a tus públicos y estudiar el entorno donde compites. Lo sabemos. Todo ello, requiere tiempo, esfuerzo y constancia, pero el sacrificio merece la pena.

Si comienzas el curso con un plan de comunicación en la mochila te aseguramos que aprobarás con nota cuando llegue junio. Es efectivo para conseguir tus metas y, lo más importante, te ayudará a trabajar el posicionamiento de tu marca para diferenciarte del resto y ocupar el lugar deseado en la mente de los consumidores.

Este es el punto de partida para ver resultados a corto, medio y largo plazo, no hay otro. Por ello, te animamos a que comiences a trabajar ya en tu plan de comunicación de cara a septiembre. Y si aún tienes dudas… sigue leyendo. Aquí van algunas de las principales consecuencias para tu empresa si prescindes de un plan de comunicación. 

Las consecuencias de no planificar

A falta de plan, solo queda reaccionar ante las situaciones, y esto, pocas veces produce los resultados deseados. Las consecuencias de no planificar la comunicación se notan en las ganancias y pérdidas de tu negocio. 

  • Pérdida de Oportunidades. Cumplir objetivos requiere conocer las oportunidades reales que tienes y fijarlas en el tiempo. Esto pasa por planificar y organizarse. Sin un plan de acciones calendarizado, te arriesgas a pasar por alto fechas y plazos importantes, así como los momentos clave para poner en marcha lanzamientos y campañas.
  • Recursos sin Control. Una gran idea, deja de serlo si no cuentas con los recursos y el presupuesto básico para llevarla a cabo. Sea un proyecto a corto o largo plazo, es clave que identifiques qué y cuántos recursos te hacen falta para ejecutar una acción. Sin previsión, y por tanto, sin plan de comunicación, no puedes determinar ni asignar la cantidad adecuada, ni contemplar todos los escenarios posibles, incluidos imprevistos de última hora y emergencias.
  • Bajo Rendimiento. Tu empresa necesita ser eficiente, ¿verdad? La pregunta puede resultarte obvia, pero para conseguir que el engranaje de tu negocio funcione a pleno rendimiento necesitas planificar. También la comunicación. Si no estableces procesos, cada persona hará las cosas a su modo y seguirá su propio criterio para ejecutar las acciones. Sin un plan a seguir, tu equipo no tiene las cosas claras y perderás un tiempo valioso para cumplir tus objetivos, la siguiente consecuencia.
  • Objetivos sin Cumplir. Imagina, no tienes directrices. ¿Cómo sabes lo que  es más importante? ¿Cómo priorizas una tarea sobre otra? Y lo que es más grave, ¿cómo tienes la certeza de que lo que estás haciendo es lo mejor para la empresa, para su objetivos, misión y visión? Sin un plan, no puedes establecer metas, y sin metas no puedes cumplir objetivos. Tampoco los de comunicación, con los que te labrarás tu prestigio y reputación de marca. 
  • Equipo desmotivado. Sin una guía a seguir, no hay objetivos. Y sin objetivos, ¿cómo motivas a tu equipo? Cuando no planificas, todo es incertidumbre y esperar a que sucedan los acontecimientos para reaccionar, siempre y cuando ya no sea demasiado tarde para tu equipo, claro. En un ambiente laboral donde nadie sabe cómo actuar, pocas veces se consiguen buenos resultados. Esto nos lleva a la última consecuencia de no tener un plan de comunicación en septiembre. 
  • Menor Competitividad. Para tener una estrategia de comunicación sólida que te permita diferenciarte, necesitas organizarte, analizar y planificar. La información es poder. Cuanto menos conozcas el mercado donde te mueves y a tus públicos, más fácil se lo pondrás a tus competidores. Si no cuentas con un buen plan de comunicación que te oriente y abra los ojos ante oportunidades, amenazas, fortalezas y debilidades, no conseguirás desmarcarte de tus rivales.

Cómo desmarcarse de la competencia

Contar con un plan de comunicación bien planteado, que trabaje la parte interna y externa de la empresa, retiene el talento, atrae inversores, mejora la reputación social y te desmarca. ¿Cómo enfocarlo? Poniéndote en el lugar de la audiencia, partiendo de sus necesidades, preocupaciones, inquietudes y valores. 

La realidad ha cambiado. Ahora es imprescindible adaptar cada mensaje para ganarse la confianza de los públicos. La gran similitud que existe hoy entre los productos y los servicios de distintas marcas hace que cada vez tengamos más dificultades para marcar distancias por las cualidades y características tangibles que estos poseen. 

En algunos casos la lucha de algunas marcas por conseguirlo es épica y lleva décadas. Piensa  en las campañas de Burger King y McDonald’s, o en la guerra que mantienen Coca-Cola y Pepsi desde principios del siglo pasado. Ambas compañías utilizan desde sus comienzos estrategias de marketing para posicionarse entre sus públicos. Y lo han conseguido. Por cierto, no pocas veces aprovechando sus campañas publicitarias para atacar al rival. ¿Cuál es la emoción de la Coca-Cola?

Moraleja. Aunque cuentes con productos y/o servicios similares a los de tu competencia, desmarcarse es posible. La clave es dotar a tu marca de valores intangibles capaces de generar interés, confianza y credibilidad en las audiencias para conseguir su apoyo incondicional en el tiempo. No se trata de un sprint, sino de una carrera de fondo. ¿Quién la gana? Además del más estratega y creativo, el que mejor sabe escuchar e interpretar lo que quieren los públicos, y por su puesto, el que es capaz de elaborar con todos estos ingredientes un buen plan de comunicación. Apenas quedan unas semanas para que llegue septiembre, si aún no lo tienes cerrado… ¿hablamos?

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al publicar un comentario en esta web aceptas nuestra política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.